Cuidado y bienestar

Resfriados: cómo descongestionar la nariz

Cómo descongestionar la nariz del bebé para que duerma plácidamente, aunque esté resfriado.

pulizia-nasino-chiuso

Ya sea por los cambios de temperatura o por los virus con los que el bebé entra en contacto en el entorno cerrado de la escuela, los niños pequeños se resfrían con mucha frecuencia.

Para aliviar las molestias del resfriado, es importante descongestionar el conducto nasal. Eliminando el exceso de mucosidad, garantizamos al bebé una respiración regular, un sueño plácido y una alimentación sin problemas.

Solución salina y aspirador nasal.

Como sabes, los bebés no pueden sonarse la nariz. Por eso es importante ayudarles a eliminar la mucosidad, para que puedan respirar a pleno pulmón, agarrarse bien al pecho o tomar el biberón sin dificultad.

Existen dos productos muy prácticos para descongestionar la nariz y eliminar la mucosidad de los que ningún padre debería prescindir: el bote de solución salina y el aspirador nasal.

Una solución salina suave respeta la mucosa nasal, ablanda el moco y facilita su expulsión, mientras que un uso prudente del aspirador nasal descongestiona la nariz con suavidad. El aspirador nasal es un objeto muy personal que no debe ser compartido entre varios niños.

El aspirador nasal (que elimina el exceso de moco acumulado en el conducto nasal del bebé) puede evitar la aparición de enfermedades más serias: recordemos que las bacterias y los virus atrapados en el moco pueden abrirse paso hasta los oídos o la garganta, y provocar sinusitis, otitis y otras infecciones.

Con la nariz despejada, el pequeño puede respirar con facilidad, sin riesgo de sufrir complicaciones derivadas de la presencia de gérmenes y bacterias en las vías respiratorias.

Aspirar sí. Forzar no.

El proceso de expulsar el moco nasal con el aspirador no es plato de buen gusto para los niños, ni tampoco para los mayores. Por ello es importante tratar de prepararlos para este proceso de una forma tranquila, eligiendo un entorno cómodo y una posición relajada.

Si es posible, nunca fuerces al niño ni uses coerciones físicas.

También podría interesarte

Temas relacionados...

Artículo

Artículo

Artículo