Lactancia

Cuidado de los senos en la lactancia

Logra una lactancia exitosa y libre de dolor con estos tips para el cuidado de los senos y los pezones durante esta etapa tan importante en el desarrollo de tu bebé.

cuidado senos lactancia

El cuidado de los senos durante la etapa de la lactancia es muy importante para mantenerte libre de molestias, garantizar la alimentación de bebé e incluso puede ayudar a prevenir posibles padecimientos como el cáncer de mama ¿Te gustaría saber cómo cuidar adecuadamente tus pechos en esta etapa? Lee nuestros consejos.

Consejos para el cuidado de tus pechos durante la lactancia?

Para el cuidado de tus senos es muy importante establecer una rutina que te permita revisarlos regularmente. De igual manera debes  aprender a identificar, prevenir y tratar las afecciones que pueden ocurrir durante la lactancia. Esto será muy útil para evitar problemas y resolver las molestias más rápidamente.

Sostén de lactancia

Usa un sostén que te brinde apoyo, incluso  por las  noches. Asegúrate que te quede adecuadamente y no sea demasiado apretado. Los sostenes de lactancia son muy prácticos y cómodos a la hora de la comida de bebé.

Ponte cómoda

Evite la ropa apretada y los sujetadores con varilla, ya que pueden bloquear los conductos de la leche y aumentar el riesgo de infecciones mamarias.

Discos absorbentes

Puedes usar pads absorbentes antibacteriales entre el pezón y el sostén en caso de que tengas escurrimientos de leche. Cámbialos con regularidad  para evitar que la humedad produzca grietas o pueda llegar a generar bacterias u hongos. Los más recomendables son los que están elaborados en material transpirable y probados dermatológicamente.

Una ducha diaria

Toma un baño al día. Para la limpieza de los pezones emplea solo agua. El jabón o alguna otra sustancia que uses pueden eliminar los lubricantes naturales que producen las glándulas que rodean los pezones; y provocar que tus pezones se irriten y agrieten.

Masajea con regularidad tus mamas

Realizar masajes en tus pechos con regularidad puede ser muy benéfico para tus senos, ya que facilitan la bajada de la leche y previene la obstrucción de conductos o mastitis.

Para hacer los masajes se recomienda realizar movimientos circulares alrededor de la areola, presionando con fuerza moderada y sin tallar tu piel. El momento ideal para estos masajes es antes de amamantar.

El cuidado de los pezones durante la lactancia es muy importante

La lactancia materna no debe ser dolorosa, siempre verifica que bebé tenga un agarre adecuado. Es normal que los pezones estén sensibles en los primeros días. 

Toma en cuenta que puedes dar pecho a tu bebé sin limpiar los pechos, ni los pezones antes. Se considera que algunas bacterias presentes en la piel puede ayudar a fortalecer el sistema inmune de bebé. Únicamente en caso de exceso de sudor es aconsejable realizar limpieza, para limpiarte después de amamantar puedes usar unas toallitas especiales que ayuden a proteger y humectar tus senos.

En caso de pezones dañados puedes usar discos de hidrogel para aliviar las molestias. También la leche materna fresca es de ayuda para curar los pezones agrietados. Un masaje con unas gotas de leche materna antes y después de las tomas puede ser de gran ayuda. 

A pesar de molestias o dolor en los pezones no es aconsejable aumentar el tiempo entre tomas para descansos. Unas pezoneras protectoras de silicón pueden ser muy útiles para continuar con la lactancia en estos momentos. Recuerda que bebé necesita alimentarse de acuerdo a sus necesidades para  estar sano y desarrollarse saludable, además las tomas frecuentes permiten mantener el suministro de leche.

En caso de obstrucción de conductos o mastitis

  1. La obstrucción de conductos de leche es normal en mujeres que amamantan, un  conducto de la leche bloqueado se siente como un ‘nudo’ o una ‘bola’ dura y dolorosa en el seno. Algunas maneras de tratarlas son:
  2. Usar compresas tibias antes de amamantar.
  3. Permite que bebé se alimente con frecuencia. Ofrece primero el seno que tiene el bloqueo.
  4. Al amamantar, puedes realizar masajes en la zona endurecida, empujando desde el pecho en dirección al pezón.
  5. Puedes usar un extractor eléctrico o una bomba manual para sacar la leche que quedó en el seno tapado después de amamantar.
  6. Descansa, aliméntate de manera adecuada y mantente hidratada.

 

En caso de dolor persistente o notes cambios en la coloración de tus pezones lo mejor es acudir a tu médico o a una asesora de lactancia. Esperamos que estos consejos sean muy útiles para que tengas una lactancia exitosa y libre de dolor.

 

Chicco Pezoneras Protectoras Skin To Skin

Pezoneras Protectoras Skin To Skin

Las pezoneras protectoras de silicón Skin to Skin Chicco son tu aliado ideal para lactancia ya que facilitan el proceso de amantar por su silicón suave y delgado que facilita la transmisión de calor y maximiza el contacto piel a piel con tu bebé. Además, su tetina funcional que ofrece la posición adecuada para los labios de tu bebé y son esterizables.

Sobre el mismo tema

Artículo

Artículo

Artículo