Cuidado y bienestar

5 consejos si eres papá primerizo

¿Te da nervios ser papá por primera vez? Aquí te traemos 5 consejos que te servirán de guía durante los primeros años.

papa-primerizo-guia-consejos

Papá, sabemos que, al igual que tu pareja, estás descubriendo que la paternidad, por primera vez, es una faceta completamente nueva en tu vida. Y que, en muchas ocasiones no tendrás todas las respuestas correctas pues estás aprendiendo día con día a ser el mejor padre posible.

Por eso, siendo que de ahora en adelante tu única prioridad es cuidar y proteger a tu bebé, de todas las maneras posibles, y que cada acto de amor que le dediques será prueba de tu esfuerzo y preocupación, queremos brindarte unos cuantos consejos que seguro te serán de mucha utilidad desde el primer momento en que tu recién nacido llega a tu hogar.

1. Involúcrate desde el inicio

Un padre activo reconoce, en todas las facetas del cuidado y desarrollo de su bebé, una oportunidad de impulsar su sano crecimiento. Idealmente, te aconsejamos crear una rutina que te permita tener estos momentos exclusivos con tu retoño desde el primer día. Así, ganarás confianza y habilidad para cuidarlo y procurarlo, además de que estarás construyendo una relación positiva desde sus primeros meses. Adicionalmente, entre más involucrado estés en estas actividades, más oportunidades tendrá tu pareja para reponer energía.

2. Conecta con tu pequeño por el tacto y por tu voz

La mejor manera de conectar con tu bebé, para así crear un vínculo sólido y sano, es interactuando con él por el tacto y por la voz. Al no contar con la vista, tu recién nacido depende del sentido del tacto y el oído para relacionarse con el mundo. Las mamás, en especial, entienden naturalmente que mantenerse siempre en contacto con su pequeño y hablarle, cantarle o susurrarle, son herramientas para tranquilizar y reconfortar a su pequeño, tenga hambre, frío o se sienta incómodo.

Por ello, si buscas preparar las bases para una sana relación paternal con tu bebé, lo ideal es que también lo abraces y le hables cuanto te sea posible (sin llegar a desplazar a mamá, claro). Una forma muy práctica de tener contacto constante con tu bebé es por medio de los canguros. ¡Así lo podrás llevar contigo a donde quiera que vayas!

3. Apoya a tu pareja con la alimentación 

La OMS, la UNICEF y la misma Secretaría de Salud, avalan que la leche materna es el mejor alimento para tu bebé. Esto no significa que tu pareja sea la única responsable de alimentarlo, y tú no puedas contribuir de alguna forma. Gracias a la gran variedad de accesorios, extractores y biberones para la lactancia, tú, como padre, también puedes ayudar a tu pareja, directa o indirectamente, en la alimentación de tu pequeño. ¿Cómo?

En primer lugar, puedes apoyar a tu pareja mientras aprende la mejor postura y técnica para amamantar al pequeño durante los primeros meses. Puedes empezar “construyendo” un espacio especial para tu pareja donde podrá amamantar a tu pequeño de forma cómoda (generalmente, adaptando un sofá con almohadas y cobijas) y, posteriormente, procurando que siempre tenga a su alcance todo lo que necesite (un vaso de agua, una cobija, una almohada para lactancia, etc.) 

En segundo lugar, si buscas apoyar en la lactancia de tu pequeño “directamente” tendrás que aprender el fino arte de alimentarlo con biberón. Desde la postura adecuada en la que debes de acomodarlo en tus brazos, la correcta programación de esterilizadores y calentadores para preparar leche materna, hasta cómo resolver los peligrosos cólicos causados por la ingesta de aire. 

Recuerda tener mucha paciencia y seguir todas las indicaciones de tu pareja. De esta manera, en muy poco tiempo contarás con su total confianza para alimentar a tu precioso bebé y así ella podrá aprovechar para tomar un descanso.

4. No descuides tus actividades en pareja ni en solitario

Un recién nacido es uno de los más grandes estresantes que enfrentará tu relación. Tu pareja en especial, durante estos primeros meses, estará expuesta a todo tipo de estresores, surgidos del cuidado de tu pequeño. ¿Cómo puedes tú mejorar esta situación? Estableciendo lazos de comunicación y negociación efectivos. Estructurando sus actividades y fomentando su unidad como equipo. 

Compartan expectativas sobre el cuidado de su pequeño y creen una rutina que permita el descanso y la separación de responsabilidades de forma equitativa. Llegar a acuerdos también te permitirá dedicarte a tus actividades personales, algo que, al planearlo cuidadosamente, también beneficiará a todos pues podrás dedicarte completamente al cuidado del bebé y tu pareja podrá descansar. ¡Haz el esfuerzo en pareja y verás los resultados!

5. Pide ayuda

Tener un bebé por primera vez es un reto que puede sobrecoger a muchas parejas sin importar qué tan exitosas sean en otros aspectos de su vida. Con cada día poniendo a prueba los límites de la paciencia y la tolerancia de tu pareja y tuyos, puede que te llegues a sentir perdido y frustrado todo el tiempo.

Esto no tiene que ser así. Recuerda que alrededor tuyo se encuentran varias personas que se preocupan por ustedes como familia y con gusto les brindarán su ayuda en caso de que la necesiten. Tu pareja, en especial, puede requerir espacio para descansar y reponer ánimos después de varias noches de insomnio, por poner un ejemplo. Y esto puede dañar su salud emocional. Habla con tu pareja y crea planes de contingencia para lidiar con estas situaciones. Así, poco a poco verán que, sin importar que tan complicado pueda llegar a parecer el cuidado de tu bebé, siempre podrán enfrentar cualquier obstáculo como familia.

Sobre el mismo tema

Artículo

Artículo

Artículo