Embarazo

Dolor de espalda en el embarazo

¿Cómo se presenta y cómo es posible aliviarlo?

mal di schiena in gravidanza

Un síntoma generalizado

Cuando el vientre comienza a pesar, la postura asumida por la futura madre puede causar un dolor de espalda molesto, también llamado lumbalgia del embarazo, que afecta la calidad y la duración del sueño y el bienestar general. El dolor de espalda en el embarazo es particularmente frecuente entre el quinto y el séptimo mes, y afecta a más del 50% de las mujeres embarazadas, y al 25% de las mujeres durante un período variable incluso después del parto.

Las causas del dolor de espalda en el embarazo

La causa principal se encuentra en el aumento del peso localizado a nivel del abdomen, que determina un desplazamiento hacia delante del centro de gravedad, y una consiguiente respuesta de equilibrio postural posterior hacia el nivel de la cabeza, los hombros, la columna y las rodillas. Estos ajustes posturales aumentan la carga en la columna lumbar y vertebral, y pueden causar dolor que puede socavar el bienestar y la serenidad de la espera.

Dolor de espalda en el embarazo: ¿cuándo preocuparse?

En presencia de estos síntomas "¿Cuándo preocuparse?" es una pregunta legítima para la futura madre. La respuesta es tranquilizadora, porque el dolor de espalda es casi siempre un síntoma fisiológico, de naturaleza postural. Sin embargo, es mejor prestar más atención si el dolor aparece de una manera "diferente" a la habitual, por ejemplo, intermitente en intervalos regulares, ya que podría estar asociado con contracciones del útero. El hormigueo o entumecimiento de las extremidades inferiores son, en cambio, indicativos de una compresión del nervio ciático.

La ropa contribuye al alivio

El uso prendas de maternidad, diseñadas para satisfacer las necesidades de un cuerpo que cambia con el embarazo, puede ser una buena ayuda para aliviar los síntomas del dolor de espalda, un área que se vuelve cada vez más sensible con los meses. 

El movimiento tambien ayuda

En términos generales, la actividad física ligera, pero constante, puede ayudar a fortalecer los músculos lumbosacros y apoyar el vientre con menos fatiga. En este sentido, para cuidar su cuerpo y aliviar los síntomas de dolor de espalda, es ideal practicar gimnasia acuática, yoga, pilates o, simplemente, tomar un relajante paseo al aire libre para recargar su cuerpo y su mente.

 

 

Temas relacionados...

Artículo

Artículo

Artículo